sábado, 11 de junio de 2011

15 de Mayo: ¡Democracia real ya!

El 15 de Mayo, presenciamos uno de los movimientos sociales más importantes de este año. Los participantes pretendían contribuir con propuestas, reclamar una verdadera democracia, y sobretodo buscar reformas electorales. En un principio se pensó que el movimiento solo era realizado por los jóvenes “rebeldes”, pero los integrantes eran las personas que están sufriendo las consecuencias de un gobierno llevado a cabo, no solo en estos momentos, sino desde hace mucho tiempo.
Mi opinión sobre todo lo relacionado con esta protesta, está dividida. Por una parte, desde un principio me pareció una buena idea, por que tuve la esperanza de que todo el empeño y esfuerzo se viera recompensado. Sin embargo, es una realidad que todo esto ha servido para poco, incluso (siempre desde mi punto de vista) se han empeorado las cosas.
Otra de las peticiones consistía en el uso de un voto responsable ¿pero que ocurre cuando las personas de los asentamientos no ejerce siquiera su derecho a voto? Luego nos quejamos de los resultados obtenidos.
Lo que más valoro de todo esto, es que ha sido una revuelta pacífica, en su gran mayoría pero aun así, visto lo visto, por muchas protestas y reivindicaciones que se hagan, a pesar de que sea una visión demasiado pesimista, es mi interpretación de la realidad, y no creo que haya demasiadas cosas posibles que hacer para terminar con esta situación que nos rodea. Sin embargo, aunque parezca contradictorio, no deberíamos rendirnos, por que aunque no consigamos mucho, siempre nos quedará incordiar, algo que por cierto, a los políticos se les da estupendamente.

sábado, 21 de mayo de 2011

"Ha llegado la primavera y a Filosofía no haré espera"

“¡Ya esto aquí!” y en efecto, increíble pero cierto. Así nos saludan las clases de Filosofía cada mañana. “¡Je, je, je! ¡Pasa, pasa!” por que no importa la tardanza, aunque siempre quedará el recreo. “¡Venga que tu puedes! ¡Ánimo que la vida es corta!” Hay que disfrutarla, y así da gusto. Y es que la Filosofía podría definirse de muchas maneras, pero estoy segura que ningún diccionario o enciclopedia podría recoger el verdadero significado que para nosotros supone esta asignatura. Y el por qué es muy sencillo: ninguno menciona la excelente labor de un Superhombre. ¿Y cuál es la razón por la que esta labor es tan magnífica? pues se basa en el interés por el aprendizaje de los alumnos, enseñando los contenidos de la manera más entretenida y divertida posible, en mi opinión. Es más, no hay clase en la que tenga que arrancar una sonrisa.
Durante dos cursos consecutivos, he tenido la gran suerte de dar clase con uno de los mejores profesores que he tenido y seguramente tendré, el cual no deja de sorprenderme cada día con la multitud de comentarios y contestaciones, a cual más ingeniosa. Por no hablar de cada uno de sus métodos de aprendizaje conductista, los cuales no cabe duda que surten efecto. También cabe destacar el gran esfuerzo y tiempo que me ha llevado encontrar un sólo inconveniente ante la asignatura. Aún no lo he hallado.
Seguramente habrá montones de aspectos que mencionar, pero me limitaré a dar las gracias por todo lo que nos has enseñado y queda por enseñar.

domingo, 13 de marzo de 2011

Problema Cuerpo-Alma

Prácticamente desde siempre ha surgido un dilema ante la existencia de un alma.
Pero todo ello desencadena del problema ante la peculiar racionalidad del Ser Humano, la cual lo distingue de los demás seres vivos. Para la explicación de este fenómeno tenemos dos opciones el Dualismo y el Monismo.
El Dualismo defiende la existencia de dos sustancias distintas que se encuentran separadas, un alma espiritual y un cuerpo material. A su vez está dividido en Dualismo religioso, en la que se encuentran la mayoría de las religiones y Dualismo filosófico donde el alma es la clave del pensamiento y el yo. En el Dualismo religioso optan por la existencia de un alma inmortal distinta al cuerpo. No pienso que el alma sea inmortal, es decir, que se reencarne o sea juzgada por dios dependiendo de la religión. Pero tampoco creo que exista un alma superior al cuerpo como defendería Platón, o que el cuerpo sea una máquina y el alma la clave de la libertad humana y la racionalidad como decía Descartes. Sin embargo, aunque no estoy muy de acuerdo, y siempre y cuando en el supuesto caso de que existiese el alma, estaría a favor de Aristóteles, quien dice que el alma es el principio vital y de las funciones corporales y por lo tanto mortal, es decir, que es energía y una vez que se agota, se deja de existir.
Para mi, lo más lógico es lo que defiende el Monismo, es decir, la existencia de una única entidad corporal, por lo tanto todo se explica mediante el cerebro. En concreto, el monismo relacionado con la neurobiología, en el cual la clave del ser humano es el desarrollo de la corteza cerebral, ya que es el cerebro por el que somos humanos, es decir, emotivos, racionales y autoconscientes.

domingo, 13 de febrero de 2011

Cómo dar una clase

En mi opinión, para dar una clase lo primero que hay que tener en cuenta es a uno mismo y a los alumnos. Para ello tanto el profesor como los alumnos deben respetar y ser respetados, además de tener ambos un comportamiento adecuado.
Partiendo de que el principal objetivo de un profesor sería enseñar obteniendo como resultado el mayor índice de alumnos que aprenden, existen en psicología algunos métodos de aprendizaje.
Según Skinner que defiende el conductismo, aprender consiste en adquirir una gratificación por cada respuesta correcta, o en su defecto, no gratificar las respuestas incorrectas, por lo que un ejemplo de conductismo en una clase serían las notas o los positivos. Sin embargo, Bandura opta por el aprendizaje observacional, es decir, aquel que consiste en imitar por indiferenciación (exactamente igual) o por modelos (adaptándolo a tus circunstancias concretas). Un ejemplo podría ser cuando el profesor realiza esquemas a la hora de enseñar y el alumno imita el método a la hora de estudiar. Por último, Ausubel defiende el aprendizaje constructivo que consiste en partir de unos conocimientos previos sobre un tema concreto para que resulte más sencillo ampliar conocimientos sobre ese mismo tema. En cierta parte este método es en el se basa la educación actual, ya que para pasar a un curso superior, debes cursar previamente el que lo antecede.
Por tanto, ¿Qué método es el adecuado? Pues es una respuesta difícil, ya que hay que tener en cuenta la memoria, la inteligencia e incluso la motivación de cada alumno. Cómo es complicado que a todos los alumnos les sea útil un mismo método, en mi opinión debería idearse uno que al menos sea efectivo para la mayoría de ellos.
Respecto a la memoria, ¿Cómo podría un profesor potenciarla? A través de videos, imágenes, sonidos, esquemas... relacionados con ese tema podría resultar más fácil la comprensión y adquisición de los conocimientos y por tanto recordarlos.
Algo importante es la motivación, ya que no todos los alumnos tienen algo que les incite interiormente a realizar una acción y terminarla. Ante estos casos, los profesores pueden ayudar averiguando que es lo que puede interesar a los alumnos y orientar los estudios a ese terreno. Además debería evitarse todo tipo de frustración, ya que el malestar psicológico podría afectar al rendimiento de los alumnos.
Y por último mencionar la inteligencia, que según piaget, y suponiendo que hablamos de una clase en un instituto, por lo que la edad de los alumnos se comprende entre los 12 y 18 años apróximadamente, nos encontramos con una inteligencia lógico- formal en la que podemos potenciar la aparición de los símbolos abstractos y las teorías hipotético-deductivas.
En conclusión, para dar una clase, personalmente opino que dependiendo de los componentes del grupo y las capacidades de cada uno, debe emplearse una manera de dar clase u otra.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Ético o No Ético

¿Sería moralmente correcto que dos menores mantuviesen relaciones sexuales? ¿Y un menor y un adulto? Dentro de las ramas que podemos diferenciar en la filosofía, estas cuestiones corresponderían a la Ética cuyo tema fundamental es la moral y cuya pregunta básica correspondería a ¿Qué es el bien?
Para ello debemos conocer los significados de moral y ética. Ambos términos se utilizan como sinónimos para referirse al comportamiento concreto de un individuo, es decir, podemos juzgar los actos como morales o éticos, o como inmorales o poco éticos. También podemos definir la moral como el conjunto de costumbres y acciones que se consideran como buenas en una sociedad determinada donde las normas de conducta que prevalecen en una sociedad son buenas o malas partiendo de la reflexión individual y no partiendo de la sociedad considerándola como un todo.Y de todo esto surge otra definición de ética, la cual dice que es la reflexión personal de carácter filosófico sobre lo bueno y lo malo. Además relacionados con la moral nos encontramos los valores morales, es decir, al conjunto de ideas que se caracterizan por orientar nuestro comportamiento y nuestras opiniones sobre lo que está bien o mal moralmente, y que rigen nuestra conducta al mismo tiempo que constituyen la base desde la que juzgamos tanto nuestro propio comportamiento como el de los demás.
Por lo tanto la contestación para las preguntas anteriores es relativa. Dependiendo de la sociedad en la que busquemos la respuesta, las cuestiones podrían ser consideradas correctas ética y moralmente, o no. Por ejemplo, en la sociedad española desde siempre hemos convivido con la etnia gitana en la cual es moralmente correcto que los menores de edad mantengan relaciones sexuales, sin embargo, los "payos" no lo vemos correcto en general, aunque como se mencionaba anteriormente, debemos tener en cuenta la reflexión personal y no la sociedad en su totalidad.
Por otro lado respecto a la pregunta de si es moralmente correcto que un menor y un adulto mantengan relaciones, se puede poner el ejemplo de la India, en la que antes de nacer los padres eligen al que se casará con sus hijos/as y esa persona ya es adulta incluso anciana, y sin embargo, allí está bien visto.
En mi opinión ante las preguntas planteadas es que no me parece del todo ético o moral, pero tampoco no ético o inmoral, simplemente cada uno es libre de hacer lo que quiera.

domingo, 24 de octubre de 2010

Los estudios, ¿actitud pragmática o especulativa?

¿Por qué estudiamos? O mejor dicho, ¿Para qué lo hacemos? La respuesta debería ser fácil, pero normalmente primero reflexionamos. Ante esta cuestión podríamos presentar dos actitudes distintas: una actitud pragmática en la que el interés por el saber se limita a resolver problemas relacionados con la utilidad práctica, problemas concretos e inmediatos de la vida y/o una actitud especulativa, en la cuál el interés por el saber no se subordina a ninguna finalidad práctica sino que se desea el saber por el saber, conocer la realidad por el propio gusto de conocerla. ¿Y todo esto qué quiere decir?
La mayoría de las personas respondería de una manera pragmática en la que primaría la utilidad de esos estudios para el simple beneficio que proporcionaría el futuro trabajo. ¿Pero que ocurre cuando existe una profesión que te gusta desde siempre? ¿Una profesión por la que harías cualquier cosa?
En mi caso, respecto a los estudios adopto ambas actitudes.
Por supuesto que una de las cosas que me motivan para estudiar es labrarme un buen futuro por el simple hecho de vivir lo mejor posible.Sin embargo, es tanto lo que me gustaría dedicarme a esa profesión, que no me importaría el hecho de saber por saber. Es más, en cierto modo ya me ha pasado. Desde primaria he dado asignaturas que no me darán una utilidad práctica, pero aun así he mostrado interés por ellas.
Para concluir, solo decir que a partir de este curso, si estudiamos es porque queremos, y eso es lo más importante.

domingo, 6 de junio de 2010

Clase de ética

“Buenos días, queridos niños y niñas y público en general. Hoy estamos aquí reunidos un día más para aprender a poco que escuchéis o aunque no sea más que para perder el tiempo, como con la dignidad que yo lo pierdo”
Con esta mítica frase empieza la clase de ética todos lo jueves a tercera hora de la mañana (aunque no se puede saber si en realidad es así porque con única hora a la semana, es difícil captarla entera).
Para mí, la clase de ética supone una “salvación” ante todas la demás asignaturas y no me refiero solo por el temario (que aunque parezca fácil te hace pensar), sino por el método que nuestro “querido” profesor utiliza para enseñarlo.
Todavía me acuerdo del primer jueves del curso en el que vi entrar a un profesor trajeado por la puerta de clase, plantarse en la pizarra y comenzar a hablarnos muy seriamente. En ese momento pensé “la que nos espera” pero al parecer ha resultado divertido. Al final las clases de ética han sido a parte de divertidas, interesantes. Es más, en ocasiones no ha habido clase por cualquier circunstancia, y cuando se ha acabado la hora hemos salido indignados (y eso no ocurre con todas las asignaturas)
Sobre el método de enseñanza hay que mencionar los exámenes, que al ser tres hay más ocasiones de aprobar, pero sobretodo destacar los exámenes de la película que nunca me habían hecho ningún examen de ese tipo.
Por último decir que ojalá todas las nuevas asignaturas fuesen así.